viernes, 13 de abril de 2018

Magdalenas con Suero de Leche

Comentando cómo aprovechar el suero de la leche que nos sobra - al hacer yogur griego, leche presa o queso fresco - mi amiga Ana M me ha hablado de esta receta.

Ya sabéis que soy especialista en liarme sola, así que me he puesto a hacer pruebas:
1) En el primero experimento he combinando la receta que me pasó Ana y los consejos de Xavier Barriga en la entrevista de María José del blog Las Recetas de MJ. Xavier pone el relleno en la superficie pero a mi no me han salido con copete y las pepitas de chocolate y demás añadidos se quedaron en la superficie. La razón, creo yo, es muy sencilla: No es lo mismo hornear en un horno profesional que hornear en casa...
2) El segundo experimento ha ido un poco mejor: He utilizado nuevamente la receta de Ana y esta vez he seguido el procedimiento de mis magdalenas de la abuela: El relleno en el medio de la magdalena se me fue al fondo (error de principiante, sin importancia, pero fácil de resolver) y he observado que, con el paso de los días se vuelven bastante aceitosas...
 
Estos fueron los resultados de los dos primeros experimentos.
3) A la tercera va la vencida y esta vez sí que han salido maravillosas: Combinamos ambos procedimientos, ponemos dos niveles de relleno y reducimos el aceite. A continuación os paso la receta.


NECESITAREMOS:

  • Cápsulas de silicona o de papel para magdalenas. 


INGREDIENTES:

  • 100 g de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 100 g de aceite de girasol
  • 250 g de azúcar
  • 3 huevos L
  • 375 g de harina de todo uso (*)
  • 5 g de levadura para repostería (*)
  • Un sobre de azúcar vainillado o 1/2 cucharadita (tsp) de vainilla concentrada o 1/2 cucharada (Tbs) de extracto de vainilla.
  • Un pellizco de sal (1/4 tsp)
  • Para el relleno: Pepitas de chocolate, pasas sultanas, arándanos secos, mermelada, piñones o lo que tengáis a mano.
(*) También puedes usar 375 g de harina para bizcochos con levadura integrada.

Magdalenas con suero de leche y distintos rellenos


PREPARACIÓN:

  • Precalentamos el horno 210°C, calor arriba y abajo.
  • Con la ayuda de unas varillas batimos los huevos con los azúcares de 5 a 8 minutos, hasta que blanquee la mezcla y tome una consistencia cremosa. Si utilizamos la Thermomix, batiremos con la mariposa puesta, 4 minutos, velocidad 3, 37ºC y, seguidamente, otros 4 minutos sin temperatura.
  • Incorporamos el aceite y lo vamos incorporando poco a poco; con Thermomix a velocidad 2.
  • Añadimos la harina y la levadura tamizadas con el pellizco de sal, a velocidad baja, nuevamente.
  • Dejamos reposar la mezcla en la nevera durante al menos un par de horas o, mejor, hasta el día siguiente. 
  • Colocamos las cápsulas de papel o silicona en la bandeja de hornear y llenamos a dos terceras partes de su capacidad. Yo utilizo bandejas de hornear magdalenas, pero si no tienes deberías de poner dos cápsulas de papel para que no se deformen.
  • Si utilizamos pasas o arándanos secos, hay que rehidratarlos: Yo utilizo el microondas para acelerar el proceso y las sumerjo un par de minutos con agua y un poco de licor (ron, Cointreau u otro licor afrutado que tengáis por casa).
  • Escurrimos las pasas y arándanos que vayamos a poner en el medio de la magdalena y las rebozamos en harina para que no se vayan al fondo.
  • Ponemos un poco de masa en las cápsulas de magdalenas, en el medio el relleno elegido, y cubrimos de masa hasta rellenar 2/3 partes de las cápsulas. Completamos las magdalenas con un poco más del relleno. 
  • Metemos la bandeja en el segundo nivel del horno empezando por abajo y horneamos a 210ºC, calor arriba y abajo, hasta que veamos que sube el copete de las magdalenas (podrían ser 5 minutos o más, depende de cada horno). Seguidamente bajamos la temperatura a 180°C hasta completar un tiempo de cocción de unos 15 minutos.
  • Sacamos la bandeja del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
  • Cuando estén frías las podéis conservar en una bolsa de plástico o en una lata de galletas, como hago yo.

Por cierto, si no tenéis suero de leche, también podéis hacer las magdalenas con leche, sin ningún problema. El suero es leche a la que se le ha quitado la caseína - que es lo que le da el color blanco -  y toda la materia grasa. 

Otra cosa: Como veis en las fotos, también hice alguna magdalena de chocolate, simplemente oscureciendo la masa con un poco de cacao. Igual tengo que publicar alguna receta específica, pero como lo de hoy ha sido un experimento, van de regalo.

Un beso, 


miércoles, 21 de marzo de 2018

Sofrito de Tomate

Cada vez que hago Tomates Deshidratados Caseros, utilizo 3 kilos de tomates pera y me sobra algo más de un kilo del interior. En ocasiones lo he triturado para convertirlo en tomate frito - sin tener en cuenta la recomendación de muchas recetas de Thermomix en las que se deshecha el líquido de los tomates - pero, personalmente, me gusta más dejar trocitos en la salsa. Con esto quiero decir que podéis triturarlo todo lo que queráis, sin problemas.

En fin, lo bueno de los sofritos es que se pueden congelar o, incluso, envasar al vacío en tarros de cristal esterilizados (yo los lavo en la parte baja del lavavajillas, que es donde se alcanza la mayor temperatura). Recién hecho lo metéis en tarros y les dais la vuelta hasta que enfríen.

En la foto veis el sofrito y los tomates deshidratados. El color anaranjado es porque le pongo zanahoria para quitarle la acidez y porque, al triturarlo un poco, la mezcla con el aceite hace que emulsione éste y no quede rojo. Para mi no es un problema, ¿para vosotras? 

Sofrito de aprovechamiento

INGREDIENTES:

  • 1 kg del interior de los tomates que hayáis vaciado. También podéis utilizar una lata de 1 kg de tomate (triturado o entero).
  • Una cebolla mediana o grande.
  • 100 g de zanahoria.
  • 2 dientes de ajo.
  • 25 g de aceite de oliva virgen (AOVE).
  • 20 g de azúcar o su equivalente en edulcorante.
  • Sal.
  • Pimienta blanca.

PREPARACIÓN:


Método Tradicional:

  • Picamos los dientes de ajo, la cebolla y la zanahoria rehogamos con el aceite.
  • Añadimos el tomate, el azúcar (o edulcorante), salpimentamos y dejamos cociendo a fuego lento 30 minutos.

Con Thermomix:
  • Vertemos en el vaso el aceite, los dientes de ajo, la cebolla y la zanahoria y troceamos 4 segundos a velocidad 4. 
  • Limpiamos las paredes del vaso y programamos: inversión de cuchillas, 7 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.
  • Añadimos el tomate, el azúcar (o edulcorante), salpimentamos a nuestro gusto y programamos, inversión de cuchillas, 30 minutos, temperatura Varoma, velocidad 1.
  • Si lo queréis triturar más, ponedlo unos segundos a velocidad 4.

¿Que os queda líquido? Pues lo cocéis más tiempo. ¿Que os queda muy espeso? Pues le añadís un poquito de agua. 

Espero que os guste. Un beso, 




lunes, 5 de marzo de 2018

Bizcocho de Almendra y Limón

Como prometido, después de poneros los "dientes bien largos" con fotos de mis avances con este bizcocho, en mis cuentas de Instagram y Facebook, os traigo un bizcocho que os va a dejar alucinadas... ¡Al menos es lo que a mi me ha pasado! La inspiración la hallé en BeCooking, y digo inspiración porque le he hecho unos cuantos cambios... ¿Por qué? Porque yo soy así y no puedo dejar de darle vueltas a una receta hasta que la adapto a mi gusto personal. 

Y aquí viene la modificación que le hace ganar de manera considerable: Al tener tan poca harina, es difícil que conserve el tacto cremosa del primer día,  ya que el peso de la almendra rallada es predominante sobre el de la harina (más aún en la receta original), así que si montamos las claras a punto de nieve y las incorporamos al final de la mezcla, problema resuelto... ;D. 

Bizcocho de almendra y limón

martes, 27 de febrero de 2018

Pan de Maíz con Semillas de Lino

Hoy comparto con vosotras uno de los mejores panes que he hecho hasta la fecha. De hecho todas las semanas horneo una buena hogaza para comerla durante la semana y, si quiero quedar bien con alguien, con este pan de maíz aseguro el éxito.

La particularidad de este pan es que tiene una miga húmeda super suave y, al tostarlo, su tacto es maravilloso. Si lo tomas con Tomates Deshidratados, os aseguro que se os saltarán las lágrimas del gusto... Jajaja.

Este tipo de panes necesitan "un poquito de ayuda" porque la calidad de su gluten es muy pobre. Como veréis lleva también harina de fuerza y aplicaremos la técnica del "escaldado" - como hicimos con el Pan Integral de Espelta - para que gane estructura y nos salga una miga esponjosa.

Pan de maíz con semillas de lino

Por cierto, si sois principiantes en esto de hacer pan casero, es posible que no entendáis alguno de los términos que se utilizan en esta receta, pero vienen perfectamente explicados en la entrada Cómo Hacer Pan...

¿Vamos con la receta?

INGREDIENTES:


Para la masa escaldada:
  • 150 g de harina de maíz (no vale maizena, ni harina precocida)
  • 200 ml de agua hirviendo

Para el prefermento o masa madre de levadura (*):
  • 100 g de agua
  • 100 g de harina panificable
  • 3 g de levadura fresca panadera (1 g si es seca)
(*) Si eres panarra utiliza 200 g de masa madre natural al 100% de hidratación. El pan ganará en sabor y aromas.

Para la masa:
  • Los 350 g de masa de maíz escaldada.
  • La masa madre anterior.
  • 200 ml de agua.
  • 400 g de harina de fuerza.
  • 2 g de levadura fresca panadera (0,6 gr de levadura seca).
  • 15 g de sal fina
  • 7-10 g de sirope de ágave (ó 30 g de azúcar).
  • 50 g de aceite de oliva virgen extra (AOVE) más el necesario para manipular la masa.
  • 25 g de semillas de lino dorado o semillas de sésamo tostadas.

PREPARACIÓN:

  • Hacemos la masa madre mezclando los ingredientes y reservamostapada con un gorro de baño o plástico, en un lugar cálido (un armario o el horno). Cundo se veamos alguna burbuja en la masa (al cabo de un par de horas) ya podremos hacer la prueba de flotabilidad (estará activa) y continuar con la receta. 
  • Escaldamos los 150 gramos de harina de maíz con  200 gramos de agua hirviendo; formamos una bola y reservamos. Cuando esté templada la masa de maíz, podremos utilizarla.
  • En un bol, disolvemos la masa madre en los 200 ml de agua, añadimos el AOVE y el sirope de ágave (o azúcar) y mezclamos.
  • Añadimos la masa de maíz escaldada y la integramos bien.
  • Mezclamos las semillas de lino con la harina de fuerza y lo unimos al conjunto. 
  • Tapamos el bol para que se produzca la autolisis durante 30 minutos
  • Añadimos la sal, amasamos ligeramente  (10 segundos), poniendo un poco de aceite en la superficie de amasado, y dejamos reposar la masa dentro de un bol enaceitado. Tapamos y dejamos reposar 10 minutos.
  • Repetimos el proceso anterior 3 veces más (en total serán 4 ciclos de amasado-reposo: 10 seg/10 min).
  • En este punto tenemos 2 opciones: Dejar que la primera fermentación se produzca en un lugar cálido de la cocina (armario, horno apagado), o dejar que fermente en la nevera hasta el día siguiente.
  • Tras la primera fermentación, enharinamos la superficie de trabajo para volcar la masa, que estará bastante hinchada, formamos un hatillo creando tensión y boleamos.
  • Pasamos la masa a la bandeja de hornear, sobre papel sulfurizado.
  • Dejamos reposar la masa cubierta con harina y film transparente durante 30 a 45 minutos. La sujetamos con unos botes de leche para que crezca hacia arriba en la segunda subida. 
  • Precalentamos el horno a 250°C, colocando la bandeja de asar en la base. 
  • Cuando la masa esté hinchada, espolvoreamos harina por la superficie de la masa con la ayuda de un colador fino para que, al hacer el greñado con un cuchillo de pan, éste se deslice sin pegarse a la masa. 
  • Ponemos el horno con calor en la base, vertemos un vaso de agua caliente sobre las bandeja de asar e introducimos la bandeja con el pan en el primer nivel del horno, empezando por abajo. Hornearemos  durante 15 minutos
  • Sacamos la bandeja de asar, bajamos la temperatura del horno a 200°C y seguimos la cocción del pan, con calor arriba y abajo, durante 45 minutos más. 
  • Apagamos el horno y dejamos el pan dentro con la puerta entreabierta durante 10 minutos más. Así quedará crujiente.
  • Sacamos el pan del horno y lo dejamos enfriar encima de una rejilla. 
Últimamente hago este pan con semillas de sésamo que tuesto directamente en una sartén (no hay que echar aceite). Hago toda la bolsa y luego guardo las semillas herméticamente en una bolsa con zip, para ir utilizándolas. El aroma que aporta al pan es increíble.

En fin, si lo hacéis ya me diréis qué opción es la mejor para vuestro gusto... Un beso, 

miércoles, 14 de febrero de 2018

Tomates Deshidratados Caseros

Hace algunos meses compré una bolsita de tomates secos en Lidl para hacer una prueba de pan con este ingrediente. Busqué ideas para hacer Pan con Tomates Secos en El Foro del Pan y di, por casualidad, con esta publicación de MMF que me dejó impactada tanto por la pintaza que tienen sus tomates, como por lo sencillo que parecía hacerlos. 

A diferencia de los tomates secos de bolsa, éstos no hay que rehidratarlos antes de consumirlos  y son tan deliciosos que me da una pena terrible utilizarlos para hacer pan o pizza... Con una tostada, sólos o con un poco de queso blanco, requesón o queso granulado, están de muerte.

Tomates desecados en el horno de casa

martes, 6 de febrero de 2018

Tronco de Mousse de Turrón y Chocolate

Esta receta es fruto de la casualidad. Estas Navidades probé sin querer un poco de turrón de Jijona con yogur bífidus casero, ¡y estaba buenísimo! Así que, dadas las fechas, me puse a buscar recetas de Troncos de Navidad en internet para ver con qué ingredientes la gente combinaba el turrón. El principal problema era conseguir una crema suficientemente espesa que no se desparramara al enrollar el bizcocho, y que quedara relativamente compacta al enfriar en la nevera. Mirando aquí y allá, una solución bastante extendida era utilizar gelatina neutra, pero la gelatina no suaviza el sabor del turrón, como yo quería, así que opté por añadir al turrón nata y espesar la crema con mascarpone, que es en realidad nata superconcentrada. ¿Que no lo sabíais? Pues yo tampoco, pero mirad cómo hace mascarpone casero Miriam del blog El Invitado de Invierno... Y que conste que he intentado hacerlo, pero no he conseguido que me salga... aún... ¡Otro reto más!


Tronco de turrón y chocolate

Necesitaremos una bandeja de 34x27 cm (unas 12 raciones) o, en su defecto, una bandeja de hornear plana y papel de hornear sulfurizado.

INGREDIENTES


Para el bizcocho genovés:
  • 5 huevos M ó 4 huevos L
  • 125 g de harina
  • 125 g de azúcar
  • 1/2 cucharadita (tsp) de extracto de vainilla o un sobre de azúcar vainillado
Para el almíbar:
  • 80 g de agua
  • 80 g de azúcar
  • 40 g de ron
Para la mousse de turrón:
  • 250 g de turrón de Jijona
  • 125 g de mascarpone
  • 150 g de nata para montar (35% materia grasa)

Para la cobertura de chocolate (ganaché):
  • 125 g de chocolate negro fondant para postres
  • 125 g de nata para montar (35% materia grasa)
  • 50 g de mantequilla a temperatura ambiente

PREPARACIÓN


Bizcocho genovés:
  • Precalentamos el horno a 180º C, con calor arriba y abajo.
  • Montamos las claras a punto de nieve (con Thermomix mariposa/5 min/Vel 3,5). Reservamos.
  • Batimos las yemas con la vainilla y el azúcar hasta que blanqueen y aumenten de volumen (con Thermomix, mariposa/3 min/Vel. 3).
  • Añadimos la harina tamizada
  • Incorporamos poco a poco las claras montadas. Con la ayuda de una espátula haremos movimientos envolventes, evitando que pierdan el aire que han adquirido. Es importante hacerlo con delicadeza, ya que este bizcocho no lleva levadura.
  • Volcamos la mezcla sobre una bandeja de horno cubierta con papel de hornear y horneamos - en el segundo nivel del horno empezando por abajo -  a 180º C durante 10 minutos. No debemos dejar que se dore, para poder manipularlo.
  • Sacamos del horno y, en caliente, cubrimos con otra hoja de papel de hornear.
  • Formamos enseguida un rulo, sin quietar el papel de la base, y envolvemos en un paño o film transparente para que conserve la forma.
  • Reservamos.

Almíbar:
  • Hervimos los ingredientes del almíbar en un cazo durante 5 minutos (con Thermomix 5 min/100º C/Vel.2).
  • Reservamos.

Mousse de turrón:
  • Batimos con unas varillas el turrón con el mascapone, hasta que se integra todo (con Thermomix mariposa).
  • Añadimos la nata y seguimos batiendo hasta conseguir una mousse suave.
  • Reservamos.

Cobertura de chocolate:
  • Prepararemos la cobertura una hora antes de empezar con el montaje del tronco. Nos interesa que el chocolate no esté demasiado líquido, para que cubra mejor el bizcocho.
  • Calentamos la nata hasta que empiece a hervir (con Thermomix 5 min/100ºC/Vel.2). Retiramos del fuego y, sin parar de mover, vamos incorporando el chocolate en trocitos hasta que se derrita (con Thermomix Vel.2 y sin temperatura).
  • Por último añadimos la mantequilla y mezclamos bien hasta que se integre completamente.
  • Reservamos.
Montaje del un tronco relleno de mousse de turrón

Montaje del Tronco:
  • Desenrollamos el bizcocho con cuidado de que no se rompa. Si os pasara no os preocupéis porque las imperfecciones quedarán cubiertas con el chocolate.
  • Quitamos el papel de hornear que lo cubría en su superficie y aplicamos el almíbar con una brocha de cocina. Reservamos ese papel de hornear para más adelante.
  • Esparcimos por encima la mousse de turrón.
  • Enrollamos nuevamente el rulo relleno y despegando, mientras lo hacemos, el papel de hornear de la base del bizcocho.
  • Envolvemos el rulo en el papel de hornear que reservamos y cerramos bien los extremos, para que no se salga la mousse de turrón.
  • Dejamos enfriar el rulo en la nevera durante un par de horas, para que se compacte. 
Montaje de un Tronco de Mousse de Turrón
  • Sacamos el rulo de la nevera y cortamos la parte fea de uno de los extremos para que nos quede bonito (con un poco de ganaché por encima podéis haceros un pastel... ;D). Del otro extremo del tronco cortaremos un trozo de unos 5 dedos de ancho, del que sacaremos las dos ramificaciones: Lo cortaremos por un ángulo de 45º, como veis en las fotos.
  • Ponemos sobre la fuente en que vayamos a presentar el bizcocho, dos rectángulos de papel de hornear, pegados el un al otro, para posar justo en su unión el tronco central, apoyado sobre la parte más fea.
  • Utilizamos un poco de chocolate de cobertura, a modo de pegamento, para pegar al tronco principal los dos troncos auxiliares por el corte más recto.
  • Esparcimos el resto del chocolate sobre el tronco, sin preocuparnos por las irregularidades.

DECORACIÓN:

  • Con un palillo dibujamos círculos que simulan los nudos del tronco y con un tenedor de postre, damos forma a las vetas de la madera.
  • Quitamos el exceso de chocolate que queda pegado a la base del bizcocho con la ayuda de un cuchillo para que, cuando enfríe en la nevera, sea más sencillo despegar los dos rectángulos de papel de hornear.
  • Metemos el tronco en la nevera hasta el momento de servir.
  • En esta ocasión para hacer las hojas utilicé unos cortadores de fondant como estos. Con cortadores se pueden hacer un montón de motivos; sólo tenéis que ponerle un poco de imaginación...

Prometo que la próxima entrada será más breve. Espero que esta receta, al menos, os sea de utilidad y os dé alguna que otra idea. 

Un beso, 





miércoles, 17 de enero de 2018

Crema de Limón con Castañas en Almíbar

Hoy he ido a hacer la compra a La Plaza de DIA, una cadena de supermercados discount española la cual, a finales de 2017, ha lanzado una nueva gama de productos gourmet llamada Delicius que me encanta. Para mi sorpresa tenían Castañas en Almíbar en promoción al 50% de su precio, así que he comprado algunos tarros y, de paso, como tenemos visitas este fin de semana, aprovecharé para hacer esta Crema de Limón con Castañas que os voy a explicar a continuación.

Se trata de un postre muy sencillo y rápido de hacer, pero es una verdadera bomba de relojería si lo tomáis en exceso... claro que la mezcla de la castaña - que se rompe cuando metes la cuchara - con la crema de limón, es una verdadera delicia...

Avisadas estáis... Ya me diréis qué os parece.

Crema de Limón con Castañas en Almíbar

jueves, 4 de enero de 2018

Algunos trucos sobre el Roscón de Reyes

Esta entrada se la dedico a todos esas amigas que, año tras año, me hacen las mismas preguntas cuando me encargan el Roscón de Reyes y a todos aquellos seguidores de la página de El Hogar de las Recetas en Instagram y Facebook, que empiezan a hacer sus pinitos elaborando el roscón con levadura de panadería.

Trucos sobre Roscón de Reyes: La conservación

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Ensalada de Navidad

Con las fiestas y los roscones de reyes que preparo para las amigas, no me da la vida. Tengo un montón de fotos preparadas, pero sentarse a escribir es otra cosa...

En fin, hoy publico una receta facilísima y muy vistosa que solía hacer por estas fechas mi amiga Macarena G.B. Yo creo que la llamaba ensalada de Navidad porque la escarola combinada con la granada se parecen muchísimo al acebo con sus frutos, típico arbusto de Navidad. Y yo me pregunto: ¿por qué el acebo se ha convertido en un adorno típico en estas fechas? Pues aquí tenéis la explicación que he encontrado con menos publicidad de la red... ;D

Ensalada de Navidad con granada, bonito y aliño de ajo frito

martes, 21 de noviembre de 2017

Báscula de Cuchara

Hoy he abierto una pestaña nueva en los desplegables del blog para ir añadiendo Mis Cacharritos culinarios. Después de la Yogurtera de Lidl, hoy os hablo de la báscula de cuchara, un utensilio que podéis ver en muchos vídeos de profesionales y que ahora está al alcance de cualquier aficionado a la cocina.

Como siempre llama la atención este aparatillo, cuando lo llevo a los talleres que organizo para enseñar a hacer pan a mis amigas, me ha parecido una buena idea dedicarle este espacio.

A mi me resulta super práctica porque me ayuda a aprovechar mejor los ingredientes de las recetas, poniendo exactamente las cantidades que se necesitan, que no siempre son grandes. Por ejemplo: ¿Qué hacemos cuando en una receta nos dicen que tenemos que añadir medio sobre de levadura, que serían 7,5 gramos? Lo habitual es medir la cantidad a ojo o comprarla con levadura integrada, ¿verdad? ¿Y si queremos pesar 0,3 gramos de levadura seca de panadería para hacer un pan con masa madre, porque no tenemos 1 gramo de levadura fresca? Para medidas más pequeñas la cosa se complica, aunque la solución es también fácil: Divides 1 gramo en diez partes y coges 3 para obtener 0,3 gramos... Muy cómodo no es, ¿no os parece? Pues bien, las básculas de cuchara miden décimas, así que problema resuelto.

báscula de cuchara para medir cantidades pequeñas con décimas

Si miráis en Amazon hay básculas de cuchara de varios precios y en Lidl suelen venderla un par de veces al año. Sin ir más lejos ayer mismo aproveché y me compré la báscula de cuchara de SilverCrest de la imagen de arriba, por 7,95 €.... No os preocupéis, os avisaré cuando vea una nueva promoción ;D

Un beso,