miércoles, 15 de marzo de 2017

Pan de Molde Sencillo

Todas las semanas hago pan de molde casero. Como a mi hija le han puesto brackets, me gusta tener un pan blandito para los bocatas de la semana, sin conservantes y controlando el azúcar que le añado.

Aunque el pan de molde con masa madre natural es el que hago más a menudo (dentro de poco publicaré la receta), hoy os voy a explicar cómo hacer un pan para principiantes, pensando en aquellas que aún estáis cogiéndole el "tranquillo" a esto de hacer pan.

La primera vez que hice este pan de molde nos lo comimos en tiempo record - más bien porque el original resulta un poco escaso a mi gusto - así que he modificado las proporciones que da Iban Yarza en su libro "Pan Casero" y cambiado un par de cosillas. Puestos a hacerlo, mejor que nos salga un pan que nos dure más tiempo, ¿no os parece?

Pan de molde sencillo

Ingredientes

  • 250 gr de harina de fuerza
  • 250 gr de harina panificable (proteína 10 mínimo) 
  • 290-310 gr de leche (yo uso semidesnatada)
  • 35 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 15 gr de azúcar
  • 10 gr de sal fina 
  • 10-12 gr de levadura fresca de panadería (ó 4 gr de levadura seca de panadería) 

Preparación 

Método Tradicional:
  • Disolvemos la levadura en 290 gr de leche y mezclamos con el resto de ingredientes hasta tener una masa algo pegajosa
  • Dejamos reposar 10 minutos la masa para que se absorba bien el líquido y facilitar el amasado (autolisis). 
  • Ponemos un poco de aceite en la encimera y amasamos unos 10 segundos. Si notamos rígida la masa, añadimos el resto de la leche o, incluso, un poco más.
  • Repetimos este proceso de amasado/reposo 3 ó 4 veces más,  hasta que notemos la masa sedosa, con cuidado de poner un poquito de aceite en el bol para que no se pegue durante los reposos.
  • Dejamos fermentar en un bol, tapado para que no se seque, durante una hora y media o dos horas,  hasta que por lo menos doble su volumen
  • Ponemos la masa dividida en 2 sobre la mesa y fomamos dos hatillos. No importa que pierdan el aire que han cogido.
  • En un molde de plumcake ponemos papel de hornear (si no tienes unta el molde con aceite o mantequilla) y colocamos los dos hatillos de masa con el pliegue hacia abajo.
  • Tapamos (yo con un gorro de baño) y dejamos fermentar en un lugar cálido - armario cerrado u horno apagado - hasta que veamos que sobresale del molde.
  • Lo pincelamos con leche y lo horneamos, en el primer nivel del horno empezando por abajo, a 250°C, 15 minutos calor abajo y 25 minutos más, a 200 °C con calor arriba y abajo.
  • Lo sacamos del horno y del molde y lo ponemos a enfriar sobre una rejilla
Con Thermomix 31:
El procedimiento es idéntico, salvo en el amasado: Simplemente disolvemos la levadura en la leche 2 minutos, temperatura 37°C, velocidad 2. Incorporamos el resto de ingredientes y programamos 10 segundos a velocidad 6. Seguidamente amasamos 3 minutos a velocidad espiga y seguimos los pasos que os he explicado. 

Yo siempre que hago pan pongo una bandeja 
con agua en la base del horno durante los 15 primeros minutos de cocción, ya que ayuda a la subida, pero si no lo haces tampoco pasa nada. Este truco y otros los podéis consultar en la entrada que preparé sobre Cómo Hacer Pan paso a paso.

Importante: Las harinas tienen diferentes capacidades de absorción de líquido: Si veis que la masa es difícil de manejar por estar muy compacta, no tengáis miedo de añadir un poquito más de leche. 

Y si forráis un molde rectangular como lo hago yo, el mismo papel de hornear lo podéis reutilizar dos o tres veces más.

Un beso,






Edito: Me he dado cuenta de que este pan se puede hacer con Thermomix sin forzar excesivamente la máquina, así que he añadido unas pequeñas modificaciones para que las incondicionales de este robot se sientan más cómodas y se animen a hacerlo....






martes, 7 de marzo de 2017

Pan de Pasas y Nueces

Voy a aprovechar esta receta para explicaros una forma muy chula de hacer que cualquier pan relleno - en este caso de pasas y nueces - salga perfecto: El problema que solemos tener al incorporar ingredientes sólidos al pan, es que no se reparten de manera uniforme cuando lo amasamos. Por eso haremos una lasaña con la masa...¡Sí, sí, habéis leído bien! ¡Veréis qué bien queda!

La fórmula magistral la ha publicado Iban Yarza en su libro Pan Casero. Que conste que no todas las recetas de este libro me entusiasman, pero las técnicas que utiliza son de mucha ayuda cuando empiezas a hacer pan...

Por cierto, para hacer este pan (o casi cualquier pan) lo ideal es utilizar masa madre natural (si quieres ver cómo se hace, pincha aquí para ver un vídeo) pero, si no la tenéis, se puede hacer con masa madre de levadura como os explico a continuación. Yo he utilizado harina de centeno integral, pero podéis utilizar cualquier otra harina integral que tengáis por casa. También he aumentado ligeramente la levadura de la masa final, para que no nos eternicemos esperando a que fermente, de 1 gramo a 3 gramos. Ya sabéis que cada harina tiene una capacidad de absorción diferente, así que la cantidad de agua tendréis que ajustarla a vuestro pan particular.

Pero antes de empezar, si nunca habéis hecho pan, os recomiendo que le echéis un vistazo a la entrada que publiqué sobre Hacer Pan paso a paso: Hay recomendaciones básicas que no debéis de olvidar.

Pan de Pasas y Nueces

Ingredientes


Para la masa madre integral:
  • 75 gr de harina integral (yo de centeno)
  • 75 gr agua
  • 3 gr de levadura de panadería fresca (o 1 gr de levadura de panadería seca)
Para la masa final:
  • Toda la masa madre anterior
  • 200 gr harina de fuerza (trigo)
  • 200 gr harina de trigo panificable (con proteína no inferior a 10)
  • 290-300 gr de agua
  • 15 gr de azúcar o miel (o 7,5 gr de sirope de ágave)
  • 3 gr de levadura fresca de panadería (ó 1 gr de levadura seca)
  • 10 gr de sal fina
  • 100 gr de pasas de corinto (sin pepitas)
  • 100 gr de nueces peladas


Preparación

  • La noche anterior mezclamos los ingredientes de la masa madre y la dejamos fermentar en un recipiente cerrado. Para hacer masa madre natural, utilizaríamos 5 gramos de masa madre y la misma proporción de agua y harina de la receta.
  • A la mañana siguiente, después de hacer la prueba de flotabilidad, mezclamos todos los ingredientes - menos la sal, las nueces y las pasas - y dejamos reposar la masa 15 minutos (autolisis). Empezamos siempre con la cantidad menor de agua, para facilitar el amasado: Es más sencillo trabajar una masa dura que una masa menos consistente. Además, siempre podemos añadir agua en cualquier momento del proceso.
  • Incorporamos la sal y amasamos en 4 ó 5 ciclos de 10 segundos de amasado y 10 minutos de reposo. Para ayudarte, pon aceite de oliva en la superficie donde vas a amasar. Si vemos que la masa está más bien dura y no se deja amasar, añadimos un poco de agua, amasamos ligeramente y la dejamos reposar 10 minutos antes de seguir amasando.
  • Una vez que está suave y elástica, la estiramos formando un rectángulo y esparcimos las nueces y las pasas bien repartidas por la superficie, presionándolas para que no se caigan. La cortamos en varias capas, como veis en las fotografías, y montamos unas encima de las otras como si fuera una lasaña. 
  • Amasamos el conjunto un poco y formamos una bola que pondremos a fermentar dentro de un bol, tapado con plástico para que no se seque, en un lugar cálido como un armario o el horno apagado. Si queréis acelerar la subida, podéis introducir una bandeja con agua en la base del horno y ponerlo a 50ºC unos 5 minutos para que coja temperatura: El calor y la humedad ayudan a la fermentación. En un par de horas debería de estar la masa a punto.

¿Formamos un bâtard al más puro estilo Dan Lepard?

  • Cuando la masa haya doblado su volumen, sobre la mesa ligeramente enharinada le damos forma con cuidado de que no pierda todas las burbujas que ha adquirido. Para hacer un bâtard - que viene a ser una hogaza con los extremos afilados - seguid las imágenes que os pongo a continuación, con cuidado de sellar con los dedos cada pliegue; el último sellado será el que colocaremos en la base del pan. La parte bonita la dejamos a la vista.
   Formado de un bâtard
       Ya sé que este no es el mismo pan, pero la imagen vale, ¿no?
  • Colocamos el pan en una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado, lo tapamos con film transparente y un paño, y lo dejamos fermentar en un lugar cálido - que nuevamente puede ser el horno - hasta que crezca un 50% más de su tamaño. Un buen truco, si veis que pierde la forma porque os ha salido la masa poco compacta, es ponerle en los lados un par de tetra briks de leche para que sujete el bâtard, por fuera de la tela que lo cubre.
  • Precalentamos el horno a 250ºC con calor arriba y abajo con la bandeja de asar colocada en el nivel inferior del mismo. Cuando esté caliente, con mucho cuidado, echamos un vaso de agua para generar vapor. Esto ayudará a que el pan crezca rápidamente en el horno.
  • Cuando haya subido, le damos un corte con un cuchillo de sierra o una cuchilla de lado a lado (greñado), y mentemos la bandeja con el pan en el horno, en el segundo nivel empezando por abajo, con calor abajo durante los primeros 15 minutos.
  • Cambiamos la temperatura a 200ºC, calor arriba y abajo. Sacamos la bandeja de asar que teníamos en el primer nivel del horno, y colocamos la bandeja del pan en su lugar. 
  • Horneamos durante 40 minutos más. Si vemos que se tuesta demasiado, podemos bajar el horno a 180ºC.
  • Una vez finalizada la cocción, lo ponemos a enfriar fuera del horno, sobre una rejilla.

Con este pan hay que tener paciencia. Al llevar frutos secos y pasas le costará un poco más subir... La primera fermentación, de hecho, es cómodo hacerla en la nevera y hornearlo al día siguiente, después de dejarlo fermentando en el horno con humedad y 50ºC de temperatura. ¡El resultado os aseguro que vale la pena!  

Un beso, 


miércoles, 1 de marzo de 2017

Ensalada de Quinoa con Aguacate

La receta de hoy, que es una verdadera exquisitez, se la debemos a mi amiga Begoña R. Desde que compartió su receta en el grupo de amigas de Cibus Sanus, la he hecho en varias ocasiones, añadiendo otros ingredientes como taquitos de fiambre de pavo, maíz o trocitos de gambas cocidas. Como dice Begoña: "Ponedle lo que se os ocurra".

En España es cada vez más frecuente ver este pseudocereal - cuyos beneficios para la salud son incontestables - en los supermercados, así que si no lo habéis probado todavía, no vais a tener dificultad en encontrarlo.

Las cantidades que os doy son orientativas, para unas cuatro raciones, pero podéis ir combinando más o menos cantidad de ingredientes en función de vuestros gustos particulares.

Ensalada de quinoa con aguacate

Ingredientes

  • 1/2 taza de quinoa cocida
  • 1 aguacate grande
  • 1 tomate grande
  • 1 huevo duro
  • 1 cebolla
  • aceite de oliva virgen extra
  • vinagre balsámico
  • sal
  • lechuga para acompañar

Preparación


  • Cocemos la quinoa durante 15 minutos, o el tiempo que indique el envase, escurrimos el agua y reservamos hasta que enfríe.
  • Picamos en cuadraditos pequeños todos los ingredientes.
  • Mezclamos todo, menos las hojas de lechuga que reservaremos.
  • Podernos aliñar la ensalada haciendo una emulsión con el aceite de oliva, el vinagre y la sal y echarlo antes o después de empatar. 

Presentación

  • Colocamos en medio de cada plato, con la ayuda de un aro de emplatar, una ración de ensalada de quinoa.
  • Decoramos la superficie de la montaña con un tomate cherry cortado en  gajos.
  • Ponemos alrededor lechuga cortada en juliana.

No dejéis de ver la presentación de Begoña en "Hecho por ti". ¡Debería de tener ella también un blog! ¡Me haría seguidora sin lugar a dudas! Jajaja.

Un beso,

lunes, 20 de febrero de 2017

Galletas de Chocolate

Estas galletas las hago todos los años para que mi hija las reparta en el colegio el día de su cumpleaños. Aprovechando que tengo unos moldes con números, me lío a hacer galletas desechando, eso sí, el número uno... ¿Por qué? Porque es la galleta más pequeña de la serie y al que le toca se queda con ganas de pedir otra... jajaja.

Como la receta es bastante sencilla, aprovecho para daros un truco para que os salgan todas del mismo grosor, salvo que tengáis un rodillo ajustable como este...

Las cantidades que os voy a dar son para algo más de un kilo de galletas. Como son algo laboriosas de hacer, merece la pena guardar la mitad en una lata, ya que se conservan estupendamente durante varios meses. Además, ¡nunca se sabe a quién se las podéis regalar!

Galletas de mantequilla y chocolate

Ingredientes

  • 275 gr de azúcar integral de caña (azúcar moreno)
  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 bolsitas de azúcar vainillado o 15 ml de esencia de vanilla
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 85 gr de cacao puro en polvo (Valor u otra marca)
  • 2 huevos L
  • 450 gr de harina de repostería (con levadura incorporada) ó 450 gr de harina normal y 10 gr de levadura para repostería

Preparación


Tradicional:

  • Molemos el azúcar moreno con el azúcar vainillado.
  • Incorporamos la mantequilla y mezclamos con varillas hasta que se haga una pomada blanquecina
  • Añadimos la sal y los huevos y mezclamos hasta que se integren.
  • Incorporamos el cacao y la harina con la levadura tamizadas.
  • Amasamos hasta que se integre todo en la masa.
Con Thermomix:
  • Molemos el azúcar moreno con el azúcar vainillado a velocidad progresiva 1-3-7-10, hasta que veamos que sale un poco de humo (que es azúcar) por el vocal.
  • Incorporamos la mantequilla. Programamos 2 minutos velocidad 3, o hasta que se haga una pomada blanquecina.
  • Añadimos la sal y los huevos y mezclamos 1 minuto, velocidad 3.
  • Incorporamos el cacao y la harina con la levadura tamizadas y mezclamos con la opción de amasado durante un par de minutos.
En ambos procedimientos:
  • Extendemos la masa sobre una superficie antiadherente con la ayuda de un rodillo y unas guías de 0,5 cm de grosor (yo compré unos listones en una tienda de aeromodelismo de Madrid), como veis en la imagen.
  • La masa que no usemos la envolvemos en film transparente y la guardamos en la nevera hasta que la vayamos a utilizar.
  • Utilizamos los corta pastas y una espátula para ir levantando las galletas sin que se nos rompan y pasándolas a una bandeja con papel de hornear.
  • Precalentamos el horno 180ºC y horneamos con calor arriba y abajo, en el segundo nivel, empezando por abajo, durante 10 minutos.
  • Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
  • Una vez frías, las guardamos en una lata de galletas, poniendo un poco de papel de cocina o una blonda en la base.
Si tenéis dos bandejas podéis hornear ambas al tiempo colocando una bandeja en el 2º nivel del horno empezando por abajo y y la otra en el 4º. La temperatura la bajaríamos a 170ºC con la función aire. A mi no me suele dar tiempo, ya que entre que horneo una bandeja y preparo las siguiente tanda de galletas, pasan los 10 minutos de horneado. ¡A ver cómo se os da a vosotras!

Un beso, 



jueves, 9 de febrero de 2017

Espirales de Canela o Cinnamon Rolls

¡Ya no aguanto más! Voy a empezar a publicar recetas con masa madre natural. ¿Y eso qué es? Pues simplemente harina fermentada con agua, sin la ayuda de ninguna levadura (o casi). Si os interesa el tema os recomiendo que os descarguéis este archivo de Iban Yarza, en el que explican estupendamente el proceso de elaboración.

Desde que descubrí la masa madre natural aprovecho para utilizarla en cualquier ocasión que se me presenta. Y es que da a las masas un "toque especial" que no se consigue de ninguna otra manera. Pero ¡tranquilas todas!; se puede sustituir por masa madre hecha con levadura de panadería y, aunque cambia el producto final, tampoco se le pueden hacer ascos al resultado final, jejeje. ¡Probad vosotras mismas la diferencia!

La receta de hoy es un clásico de la panadería anglosajona: Los archiconocidos "cinnamon rolls". El paso a paso de su elaboración lo he seguido al pie de la letra del blog Un Pedazo de Pan. Si visitáis este blog  - que escribe Circe, una verdadera veterana en el mundo de los blogs panarras - veréis la gran variedad de harinas y técnicas que utiliza para hacer sus masas... Una verdadera maravilla.


No me enrollo más. ¿Vamos con la receta?

Bollos de canela


Ingredientes

Para la masa:
  • 160 gr de masa madre (MM) natural. Si no la tenéis, podréis hacerla con: 80 gr de harina panificable + 80 gr de agua + 3 gr de levadura de panadería fresca (o 1 gr de levadura seca).
  • 500 gr de harina panificable (con 10 gr de proteína)
  • 100 gr de azúcar
  • 230 ml de leche
  • 6 gr de levadura de panadería fresca (ó 2 gr. de levadura seca)
  • 6 gr de sal
  • 1 huevo L
  •  60 gr de mantequilla a temperatura ambiente
Para el relleno:
  • 25 gr de mantequilla derretida
  • 75 gr de azúcar
  • 5 gr de canela molida

Preparación
  • Para hacer la masa, mezclamos todos los ingredientes, menos la mantequilla, y los dejamos reposar 10 minutos. Los reposos nos dejarán manipular mejor la masa.
  • Incorporamos la mantequilla y vamos amasando en ciclos de 10 segundos de amasado y 10 minutos de reposo. Repetimos el proceso 3 ó 4 veces hasta que veamos que la masa queda sedosa.
  • Dejamos que se inicie la fermentación un par de horas, siempre tapado para que no se seque la masa.
  • Metemos en la nevera y lo dejamos fermentar hasta el día siguiente (unas 8 ó 10 horas). Al día siguiente veremos que la masa ha duplicado su volumen.
  • Extendemos la masa con un rodillo sobre papel de hornear formando el rectángulo del papel. 
  • Para incorporar el relleno, pincelamos la masa con la mantequilla derretida completamente (yo lo hago en el microondas) y extendemos el azúcar mezclada con la canela molida.
  • Formamos un cilindro con la masa, enrollándola suavemente. Podemos sellar el extremo con un poco de agua.
  • Marcamos con un cuchillo anillas de unos 3 cm y con la ayuda de hilo dental, cortamos las espirales. De esa manera no se deforman.
  • Colocamos los bollos, separados como veis en la foto porque crecerán, en una bandeja de horno forrada con papel de hornear
  • Tapamos con film transparente y dejamos que fermenten al menos durante una hora.
  • Precalentamos el horno a 190º C.
  • Si queremos que los bollos nos queden de un color dorado más intenso, los pincelamos con huevo batido antes de meterlos en el horno. 
  • Horneamos a la misma temperatura, en el nivel 1 del horno empezando por a abajo, con calor arriba y abajo, durante unos 20 minutos o hasta que veamos que están dorados.
Lo bueno de estos rollos de canela es que al estar hechos con masa madre (natural o de levadura) aguantan varios días y si los recalentáis en el microondas o en el horno, están como recién hechos

Tengo tantas recetas en lista de espera que no sé qué publicar la semana que viene. ¿Alguna sugerencia?

Un beso, 

lunes, 6 de febrero de 2017

Ensalada de Gulas con Aguacate y Tomates Cherry

Después de las Navidades, nos hemos juntado en un grupo culinario de Whatsap unas cuantas amigas. El grupo se llama "Cibus Sanus" Comida Sana, en latín) y lo ha creado nuestra amiga Ángeles A., experta en nutrición, con la idea inicial de ayudarnos las unas a la otras a bajar esos kilos que nos sobran después de tantos excesos. 

Hoy  publico  la tercera versión de la receta de Ángeles. Como hay algún truco magistral "muy de ella", le dejo libertad para que escriba un comentario si le apetece ;D...

Por cierto, las cantidades son aproximadas: Es una receta tan sencilla que podéis añadir más o menos cantidad de uno u otro ingrediente, en función de vuestros gustos. 


Ensalada de gulas con aguacate y tomates cherry

Ingredientes

Para la ensalada:
  • 200 gr de angülillas congeladas (yo de Alpide, marca blanca de Ahorramas)
  • 1 bolsa de brotes tiernos
  • 50 gr de tomates cherry cortados por la mitad
  • 1 aguacate pequeño
  • 1 diente de ajo


Para el aliño:
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Zumo de limón
  • Sal 

Preparación  
  • Dejamos atemperar las angulillas; vamos que las dejamos que se descongelen porque las usaremos a temperatura ambiente.
  • Cortamos el ajo y frotamos la fuente o plato en el que vayamos a presentar la ensalada con el mismo. Es importante seguir este paso. No os preocupéis que el ajo tomado de esta manera “no repite”, jajaja…
  • Troceamos el aguacate en cuadraditos. Se desmolda fácilmente con la ayuda de una cuchara de postre, después de lo cual podemos aprovechar la cáscara y el huso para conservarlo sin que se ponga feo (ya que se oscurece) hasta el momento de servirlo.
  • Colocamos los brotes tiernos en la fuente, seguidamente las angulillas, los trozos de aguacate y los tomates Cherry cortados por la mitad.
  • En un recipiente hermético emulsionamos el aliño… Para las que no sepan de qué va ésto, se trata de poner en un recipiente hermético - vale cualquier bote de cristal con tapa - el zumo de ½ limón, el doble de esta cantidad de aceite de oliva y sal al gusto. Cerramos la tapa, agitamos enérgicamente y ¡listo!
  • Condimentamos la ensalada con el aliño.
Como veis es una receta super sencilla y el punto que le da el ajo frotado en la fuerte os aseguro que os va a sorprender
Si queréis tomarla como plato único, yo utilizo la mitad de las cantidades que os he indicado, que serían dos raciones. O sea, lo que veis en las fotos...

Por cierto, podéis ver en este enlace las distintas versiones de la receta de Ángeles, que me han servido de inspiración. ¡Muchas gracias, chicas!

¡Ya me contaréis qué os a parecido!

Un beso, 



lunes, 23 de enero de 2017

Pudding, Pudin o Budín en Microondas u Horno

Viendo que todavía se alarga en los supermercados la venta de roscones y como a muchos se nos quedan resecos antes de poder acabarlos, os traigo una receta de aprovechamiento que también se puede hacer con cualquier tipo de brioche "secote" que tengamos por casa, como bollos suizos. ¡Veréis qué rico!

Hay quien carameliza el molde (así lo hacía mi madre), pero la fórmula del Budín de Roscón de Reyes de Robin Food, sin caramelo, me ha encantado. En este programa lo hacen en el horno (vale para las que no tengáis microondas), pero yo he optado por el microondas, que es como si lo hiciéramos al baño maría, pero en mucho menos tiempo.

Pudding, pudin o budín hecho con microondas

Ingredientes

Para el pudding: 
  • 1 roscón de ½ kilo secote, o restos de brioche que tengáis
  • 2 sobres de azúcar vainillado
  • 4 huevos L
  • 2 cucharadas de azúcar
  • ralladura de una naranja
  • 100 gramos de fruta confitada (o la cantidad que os guste)
  • 0’5 litro de nata
  • 1 litro de leche
  • 1 chorro de licor de naranja
  • 1 pizca de azúcar en polvo, para espolvorear una vez hecho

Para el acompañamiento: 
  • Nata montada (yo usé en spray)
  • Jalea de uvas (en mi caso, blancas)

Preparación

En microondas: 
  • En una fuente apta para microondas rebanamos el roscón o brioche y lo colocamos por capas, intercalando frutas confitadas picadas entre las mismas, pero mejor más pequeñas de las que veis en las fotos.
  • Batimos el resto de ingredientes del pudding y los volcamos sobre la fuente con el brioche cortado
  • Metemos en el microondas, sin tapar, a 800 w (es la potencia máxima que tiene el mío) durante 20 minutos y comprobamos con un palo de brocheta si está hecho. Si saliera manchado, alargaríamos el tiempo de 5 en 5 minutos, haciendo la misma comprobación.
  • Dejamos enfriar y espolvoreamos con azúcar glas.

Tradicional (horno): 
  • En una fuente apta para microondas rebanamos el roscón o brioche y lo colocamos por capas, intercalando frutas confitadas picadas entre las mismas, pero mejor más pequeñas de las que veis en las fotos.
  • Batimos el resto de ingredientes del pudding y los volcamos sobre la fuente con el brioche cortado
  • Metemos en el horno precalentado 180º C35-45 minutos y comprobamos con un palo de brocheta si está hecho. Si saliera manchado, alargaríamos el tiempo de 5 en 5 minutos, haciendo la misma comprobación.
  • Dejamos enfriar y espolvoreamos con azúcar glas.

Presentación 

Para servirlo, como el caso del flan de huevo, se acompaña de nata montada, pero como estas Navidades mi cuñada Imelda me ha regalado un tarro de jalea de uvas blancas - cosa que nunca había probado - se me ha ocurrido ponérselo por encima y aporta a la mezcla un sabor super suave que me ha encantado. ¡Para la próxima temporada de uvas la hago seguro!

Un beso, 



lunes, 16 de enero de 2017

Crema de Calabaza sin Quesitos

Desde que apareció la Thermomix en el mercado no hago más que ver recetas de cremas de calabaza con quesitos incorporados. ¡Qué manía! ¡Como si no se pudiera hacer de otra manera! Pues hoy os voy a dar mi "versión light" de una receta típica suiza que en casa nos encanta. Esta crema de calabaza es habitual comerla en estaciones de esquí, solo que no la hacen con leche, sino con agua. Ellos incorporan una mezcla de cuatro especias (quatre-épices) que no venden en los supermercados españoles: Pimienta molida, clavonuez moscada y jengibre.

La acompañamos de pipas de calabaza (podéis ver en la publicación de Christian Pérez en la web Natursan, sus beneficios para la salud) pan tostado en cuadraditos, pero no de esos prefabricados que venden en bolsitas, sino el pan tostado hecho en casa.

Bueeeeno, para las que os gusta el queso, al final del post os cuento la "versión no light" de esta crema, que viene a ser un plato único bastante contundente, ya que lleva una buena cantidad de queso Gruyere Suizo fundido.

Crema de calabaza con zanahoria, patata, cebolla y puerro, acompañada de pipas de calabaza

Ingredientes

Para la crema de calabaza:
  • 25 gr de aceite de oliva virgen
  • 100 gr de puerro (la parte blanca)
  • 100 gr de cebolla
  • 200 gr de patatas peladas
  • 600 gr de calabaza naranja
  • 200 gr de zanahorias
  • 600 ml de leche desnatada (o la que consumáis)
  • 1,5 calditos de pollo o sal
  • Pimienta
  • Nuez moscada

Para el acompañamiento:
  • Pipas de calabaza peladas
  • Pan tostado en cuadraditos.

Preparación

Preparación con Thermomix:
  • Ponemos en el vaso el aceite, la cebolla y el puerro troceados. Los picamos programando 4 segundos a velocidad 4. Recogemos los restos que nos quedan en las paredes y volvemos a programar el mismo tiempo y velocidad.
  • Hacemos un sofrito programando 12 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2.
  • Incorporamos las verduras cortadas para trocearlas 4 segundos, velocidad 5. Si quedara algún trozo grande, repetimos la operación.
  • Añadimos la leche, los calditos (o la sal), la pimienta y la nuez moscada y cocinamos. Para cocinarlo todo, programamos 30 minutos, temperatura 100ºC, velocidad 2. Comprobamos que no está crudo. Si lo estuviera, programamos 10 o 15 minutos más.
  • Trituramos la mezcla para hacer el puré programando 40 segundos, velocidad 7, llegando de manera progresiva hasta esa velocidad para evitar quemarnos.
  • Incorporamos en cada plato unas pipas de calabaza y lo acompañamos de unos trocitos de pan tostado.

Preparación Tradicional:
  • Hacemos el sofrito con el aceite, la cebolla y el puerro picados.
  • Rehogamos las verduras troceadas.
  • Añadimos la leche, los calditos (o la sal), la pimienta y la nuez moscada y cocinamos durante 30-45 minutos. Si hiciera falta añadiríamos más leche.
  • Trituramos el puré con una batidora de brazo.
  • Incorporamos en cada plato unas pipas de calabaza y lo acompañamos de unos trocitos de pan tostado.

Preparación en Olla Rápida
  • Hacemos el sofrito con el aceite, la cebolla y el puerro picados.
  • Rehogamos las verduras troceadas.
  • Añadimos la leche, los calditos (o la sal), la pimienta y la nuez moscada y cocinamos durante 5 minutos con la válvula en la segunda rayita
  • Esperamos a que baje la válvula apartando la olla del fuego y trituramos el puré con una batidora de brazo.
  • Incorporamos en cada plato unas pipas de calabaza y lo acompañamos de unos trocitos de pan tostado.

Decoración

Las florecillas las he hecho con un sacapuntas de verduras (otra de esas cosas absurdas que me da por comprar de vez en cuando) y con cortapastas. 

Si queremos hacer de esta crema un "plato único", en unos cuencos de barro aptos para horno pondremos un poco de crema. Seguidamente incorporamos un poco de queso Gruyere Suizo rallado, que cubriremos con otra capa de crema de calabaza y otra de queso. Lo gratinaremos en el horno unos minutos, para servirlo con trocitos de pan tostado y pipas de calabaza por la superficie.

Nos vemos en la próxima entrada. Un beso,


jueves, 12 de enero de 2017

Molletes con Sésamo Molido

Aquí estoy, de nuevo, tras unas vacaciones navideñas dedicada a la familia y a hacer roscones de reyes para las amigas... ¡Sí, sí, se me da de miedo hacerlos! A ver si el año que viene me animo y os enseño algunos de mis trucos...

La receta de hoy la descubrí haciendo pruebas de bollos de hamburguesa y, la verdad, es que están de muerte. Iban Yarza - uno de mis panarras favoritos - propone tostar y moler el sésamo para incorporarlo al pan como una harina más. Yo he optado por machacarlo con un mortero y dejar trocitos gruesos que se ven en la miga.

Os dejo la receta del bollete de Iban: Veréis que en mis proporciones he reducido la levadura y cambiado el porcentaje de hidratación de la masa madre ya que, para no liarme, generalmente utilizo la misma cantidad de harina que de agua... lo que viene a ser 100% de hidratación.

En el procedimiento de amasado también Iban lo ha simplificado bastante, no sé si porque da por sabidos los pasos básicos, o porque no hace falta para nada. Yo me ciño a lo aprendido hasta ahora, y no me arriesgo: Si nunca habéis hecho pan, os recomiendo que leáis el post que preparé sobre cómo Hacer Pan, paso a paso.

Bollos de pan con sésamo molido

Ingredientes

Masa madre de levadura:
  • 100 g de harina panificable 
  • 100 g agua
  •  3 g levadura fresca (1 g de la seca)

Masa final:

  • Masa madre anterior
  • 500 gr de harina panificable (con proteína mínima de 10)
  • 160 - 170 gr de agua
  • 100 gr de leche1
  • 1 gr de levadura fresca 
  •  25 gr de aceite de oliva
  • 10 gr de sésamo
  • 10 gr de sal

Preparación
  • La masa madre yo la preparo la noche anterior y la dejo en la nevera, pero se puede hacer 3 ó 4 horas antes. Veremos que está lista cuando haya aumentado de volumen, tiene burbujas y comprobamos que, si ponemos una gotita en un vaso de agua, ésta flota (prueba de flotabilidad).
  • Tostamos el sésamo en una sartén sin aceite, con cuidado de que no se queme y lo machacamos con un mortero. 
  • Mezclamos todos los ingredientes, menos la sal, formando una masa basta que dejamos reposar 10 minutos. La levadura y la sal no son buenas compañeras, así que mejor mantenerlas separadas...
  • Amasamos, incorporando la sal y dejamos reposar otros 10 minutos.
  • Hacemos tres ciclos de 10 segundos de amasado y 10 minutos de reposo.
  • Dejamos fermentar en un lugar cálido (yo en el horno o en un armario cerrado de la cocina) tapando el bol con un gorro de baño o film transparente, para que no se seque la masa.
  • Cubrimos la bandeja de hornear con papel sulfurizado.
  • Montamos los bollos (yo los hago de 70 gramos), haciendo saquitos - con cuidado de que no pierda aire la masa -  que colocaremos con su parte fea apoyada sobre la bandeja de hornear. Seguidamente formamos una torta de un grosor de 1 cm aproximadamente, dejando espacio entre los bollos para que crezca la masa, tanto en la fermentación como en el horneado.
  • Cubrimos los bollos con un paño húmedo o con film transparente y dejamos que fermenten, en un lugar cálido (yo en el horno apagado) hasta que casi doblen su volumen. Sacamos y reservamos.
  • Metemos la bandeja de asar, vacía, en el horno en el nivel 1 empezando por abajo y precalentamos a 250ºC.
  • Echamos un vaso de agua en la bandeja de asar, para crear vapor, e introducimos la bandeja con los bollos en el nivel 2, justo encima de la bandeja de asar. Horneamos con calor abajo durante 5 minutos.
  • Bajamos la temperatura del horno a 200ºC, ponemos calor arriba y abajo, sacamos la bandeja de asar y colocamos en su lugar la bandeja con los bollos (nivel 1) durante 15 minutos más.
  • Cuando veamos dorados los bollos, los sacamos del horno y los dejamos enfriar encima de una rejilla.
Este pan admite casi cualquier relleno: Carne de hamburguesas, pinchos de escalivada y bonito, tostados para el desayuno o, simplemente, como ración de pan en las comidas. ¿Alguna idea más para rellenarlos? Ya me contaréis...

Un beso,